Blogia
Rouge, vermelho, red, أحمر , rosso, rot, rojo

Tocándonos

Tocándonos

Tendemos a tapar y a proteger los cuerpos desnudos, por eso son fácilmente humillados. Pero podemos aprender a manejarlos asumiendo su condición. Tocándonos, acariciando, descubriendo que en lo vulnerable hay una riqueza y una expresión de la excelencia humana. Tocándonos pueden peligrar nuestras integridades. Tocándonos descubriremos la variabilidad de la experiencia, la inmensa contingencia de nuestros artefactos protectores y, a la vez, su inutilidad cuando conseguimos reducir los avatares a nuestra potencia. Y tocándonos establecemos vínculos comunicativos profundos, nos destapamos y nos reforzamos precisamente ofreciendo nuestra fragilidad, mudos y desnudos, hacemos hablar a lo que no tiene palabra y creemos más, es decir, aprendemos e integramos nuevas experiencias y nuevas reaciones, comportamientos diversos, intenciones distintas. Pero sobre todo, aprendemos a tratar, con la misma fragilidad que nosotros somos, la vulnerabilidad que se nos ofrece. Y saber reforzarla, cubrirla o arroparla, tendrá que ser signo de excelencia. Es decir, de vida buena.
Es tiempo de volver al cuerpo, al cuerpo desnudo, de iniciar un conocimiento desde el cuerpo y tocándonos puede ser el comienzo de una renovada forma de comprensión de nosotros mismos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

hey cristian -

una amiga y yo creemos en la verdad de lo natural, mas alla de toda condicion.. nos gustaria acercarnos y realizar lo que proponen siempre y cuando podamos ver ojos desnudos primero, por respeto mutuo, la puerta esta abierta gente simple, unamornos"


































Virydiana -

Es muy bonito el pensamiento que hay presentas...es cierto,la desnudes humana es la mas grande exprecion artistica y sentimental que se nos pueda permitir sentir en nuestro entorno social...la desnudes es la mayor de las riquesas,y tocar esa desnudes...es el mayor de los pribilegios...

Walton Beltrán -

Estoy muy de acuerdo, la desnudez sólo ofende al ojo acostumbrado a escrutar al otro.

Bea -

Yo tambíen me apunto. Sólo provocan las formas, las metafóras. El mensaje es precioso y muy apropiado en los tiempos que corren.
Besos y abrazos valiente provocadora!

Rouge -

Marc, me alegra que te quedes con la esencia pues mi intención no es tán orgiástica o exhibicionista como parece... Reconozco una vez más que me gusta provocar (¡pues sí, ea!)

Marc -

Me apunto. Primero nos conocemos a nosotros mismos, y luego a conocer a los demás, eh? Ya sabes, para enriquecer la cosa...

Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres